Una de las mejores opciones de energía renovable (y también una de las más solicitadas) es la utilización de paneles solares, no solo en empresas, sino también en casas habitación. Si bien, los paneles solares son dispositivos que captan la energía del sol para generar calor o electricidad, existen dos tipos de colectores solares, con diferentes funcionalidades: los que producen agua caliente utilizando energía solar térmica y los que generan electricidad utilizando paneles fotovoltaicos que captan la radiación solar.  

Los primeros están equipados con un líquido que tiene como función absorber la radiación solar. Este líquido es guardado en un compartimento especial. Cuando el dispositivo está funcionando, el líquido caliente pasa por un intercambiador de calor el cual calienta el agua para diferentes usos domésticos.

Los paneles solares que generan electricidad, también son llamados fotovoltaicos. Estos convierten la radiación solar en electricidad, generando cargas positivas y negativas, en dos semiconductores. Esto genera un campo eléctrico que posteriormente produce corriente eléctrica.